Los niños con trastornos del neurodesarrollo (TND) a menudo presentan trastornos del sueño, lo que conlleva un empeoramiento de su sintomatología. Un nuevo estudio muestra el potencial de las intervenciones conductuales como tratamiento transdiagnóstico para abordar los trastornos del sueño en niños con TND.

Los trastornos del neurodesarrollo (TND) son un grupo de afecciones resultado de déficits de desarrollo del sistema nervioso central. Los TND dan lugar a alteraciones del funcionamiento social, académico, personal u ocupacional. Los niños con TND son más propensos a sufrir trastornos del sueño, entre los cuales, el más común es el insomnio. Además, son más vulnerables al impacto del sueño de mala calidad: empeoramiento de los déficits cognitivos, menor rendimiento académico y mayor dificultad en la gestión conductual y emocional.

Actualmente no se dispone de guías clínicas para tratar los problemas de sueño en niños con TND, y se recomienda implementar el esquema convencional de tratamiento de los trastornos del sueño pediátrico: 1) proporcionar psicoeducación sobre el sueño de buena calidad; 2) formar en prácticas de sueño saludable; 3) implementar intervenciones conductuales; y, por último, 4) iniciar el tratamiento farmacológico. En este sentido, los expertos en sueño pediátrico recomiendan que la medicación se considere solo cuando la educación y las intervenciones conductuales no producen una mejoría adecuada, y / o estas intervenciones no son factibles.

A pesar de que los tratamientos farmacológicos son la recomendación final, a muchos niños, especialmente los niños con TND, se les prescribe medicación para dormir. De hecho, las intervenciones conductuales tan solo se aplican en un 20% de los casos. Aunque son muchos los estudios que han demostrado la eficacia de las intervenciones conductuales en el insomnio pediátrico, aún no está claro que sean efectivas para los niños con TND. Tampoco se sabe si deberían adaptarse a cada tipo de TND.

Con el objetivo de desarrollar un enfoque de tratamiento conductual transdiagnóstico, los autores de un estudio publicado en la revista Sleep Medicine Reviews, han evaluado la efectividad de distintos tipos de intervenciones conductuales implementadas en niños con TND. Para ello los autores se ciñeron a cuatro tipo de TND comunes y asociados a mayor insomnio: el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad [TDAH], el Trastorno del Espectro Autista [TEA], la Parálisis Cerebral [PC] y el Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal [TEAF]).

Para ello, se realizó una revisión sistemática de la literatura en la que se emplearon 9 bases de datos distintas. Tras la aplicación de los distintos criterios de elegibilidad se realizó el análisis sobre 40 estudios, la mayoría de los cuales se habían realizado en niños con TEA y TDAH.

Por un lado, el análisis confirmó la elevada prevalencia de problemas del sueño en niños con TND. Entre los más comunes: resistencia a la hora de acostarse, despertares nocturnos, despertares tempranos y colecho. Las intervenciones más utilizadas fueron: implementación de prácticas de sueño saludable, el uso del refuerzo positivo, el de extinción gradual del llanto y la cronoterapia (acostarse a la hora deseada levantándose a su hora). En todos los estudios se reportaba que al menos una de las intervenciones conductuales era eficaz.

Los autores concluyen que, dada las similitud entre las poblaciones de TND (tanto por el tipo de trastornos del sueño como por el tipo de intervenciones implementadas), las intervenciones de sueño conductual son factibles y adecuadas.

 

Rigney G, et al. A systematic review to explore the feasibility of a behavioural sleep intervention for insomnia in children with neurodevelopmental disorders: A transdiagnostic approach. Sleep Med Rev. 2018; doi: 10.1016/j.smrv.2018.03.008.