La apnea obstructiva del sueño en la obesidad y en el síndrome metabólico

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un factor de riesgo emergente para calibrar las consecuencias cardiometabólicas de la obesidad. Ciertos indicios apuntan a que la AOS agudiza las alteraciones de naturaleza metabólica, inflamatoria, autónoma, vascular y cardíaca propias de la obesidad y que exacerba el síndrome metabólico. Pese a ello, sigue siendo un trastorno infradiagnosticado. Su reconocimiento y tratamiento en tales pacientes puede ser clave para disminuir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en esta población.

La apnea obstructiva del sueño (AOS) afecta a entre el 50% y el 60% de las personas obesas y con síndrome metabólico. La prevalencia es aún mayor en los obesos diabéticos y en los obesos mórbidos. ¿Por qué es tan común en los obesos con síndrome metabólico? En un artículo publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology, se revisa el papel de la AOS en las consecuencias cardiometabólicas de la obesidad y del síndrome metabólico.

La obesidad predispone a padecer AOS, un trastorno cuya prevalencia está aumentando en todo el mundo debido a la pandemia de obesidad que azota nuestra sociedad. Sin embargo, estudios recientes han mostrado que los pacientes obesos con AOS presentan un aumento significativo de marcadores de riesgo cardiovascular (activación simpática, inflamación sistémica y disfunción endotelial), en comparación con los pacientes obesos sin AOS, sugiriendo que la incidencia creciente de la AOS no obedece únicamente al auge de la obesidad.

En los últimos años, numerosos ensayos con modelos animales y estudios clínicos, han mostrado que la hipoxia intermitente propia de la AOS aumenta las alteraciones metabólicas, inflamatorias, autónomas, vasculares y cardíacas propias de la obesidad. Por otro lado, está demostrado que la AOS exacerba el síndrome metabólico al aumentar los niveles de glucosa y de triglicéridos, así como los marcadores de inflamación, rigidez arterial y aterosclerosis. En este sentido, el tratamiento con presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) se ha mostrado eficaz, puesto que reduce sustancialmente la presión arterial, la trigliceridemia y la grasa visceral en el marco de la AOS grave.

El conjunto de resultados mostrado por la revisión confirma que la AOS agrava el riesgo cardiometabólico derivado de la obesidad y del síndrome metabólico, por lo que su reconocimiento y tratamiento disminuyen significativamente el riesgo cardiovascular de tales pacientes.

 

Drager LF, et al. Obstructive sleep apnea: a cardiometabolic risk in obesity and the metabolic syndrome. J Am Coll Cardiol. 2013; 62(7):569-76. DOI: 10.1016/j.jacc.2013.05.045