Esta revisión destaca las características patológicas que comparte la apnea obstructiva del sueño (AOS) con el deterioro cognitivo que acarrean enfermedades como el alzhéimer y demuestra que la AOS provoca un aumento de la proteína β-amiloide, hiperfosforilación de la proteína tau y disfunción sináptica.

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa irreversible que se caracteriza por la formación de placas β-amiloides extracelulares y ovillos neurofibrilares en el interior de las neuronas. Por otra parte, la AOS puede alterar sustancialmente la salud física y mental del paciente al causar alteraciones neurodegenerativas motivadas por sus principales características distintivas: la hipoxia intermitente y la fragmentación del sueño.

Este trabajo de revisión, publicado en la revista HYPERLINK «https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26301370»Journal of Neuroscience Research, pone de relieve la importancia de la hipoxia intermitente causada por la AOS en la sobreactivación de diversos mecanismos fisiopatológicos como son la hipertensión, la disfunción endotelial, la hipoperfusión, la alteración del metabolismo de la glucosa, la inflamación, el estrés oxidativo y la neurotoxicidad. En el alzhéimer estos mismos mecanismos desencadenan el deterioro de la cognición y de la memoria. Por consiguiente, los mecanismos fisiopatológicos de la AOS también ocurren en los pacientes con alzhéimer.

La hipoxia intermitente en su forma crónica impulsa además mecanismos patológicos de neuroinflamación asociados a la acumulación de β-amiloide y a la fosforilación de la proteína tau. Las placas de β-amiloide activan la microglía y los astrocitos y promueven el desequilibrio oxidativo facilitado a su vez por la neuroinflamación. Este proceso acaba por desembocar en un estrés oxidativo  anormalmente intenso y en un volumen excesivo de factores inflamatorios que dañan los circuitos neurales y deterioran la función neuronal en regiones fundamentales del cerebro.

Las similitudes que comparten la AOS y el alzhéimer son notables, pero a diferencia de este último, la aplicación de un tratamiento adecuado contra la AOS es capaz de revertir algunos de sus mecanismos patológicos. En este sentido, siendo la AOS un factor de riesgo de la disfunción cognitiva susceptible de ser modificado, su tratamiento podría erigirse como una estrategia de prevención eficaz para reducir el riesgo de deterioro cognitivo en los pacientes con alzhéimer de mediana y avanzada edad.

En suma, este trabajo subraya los datos patológicos más relevantes de la AOS comunes en la enfermedad de Alzheimer y pone de relieve el posible rol que puede desempeñar la primera en la patogenia de la disfunción cognitiva de los pacientes con alzhéimer.

 

Fuente: Daulatzai MA. Evidence of neurodegeneration in obstructive sleep apnea: Relationship between obstructive sleep apnea and cognitive dysfunction in the elderlyJ Neurosci Res. 2015 Dec;93(12):1778-94.