La obesidad es hoy una de las principales causas de muerte evitable en el mundo, una verdadera pandemia que afecta a más de 250 millones de personas. En países como Estados Unidos, una quinta parte de la población adolescente ya es obesa, con el consiguiente incremento del riesgo de sufrir en el futuro enfermedades crónicas como la diabetes, los problemas hepáticos o las enfermedades cardiovasculares.

La obesidad es un factor de riesgo importante en los trastornos respiratorios del sueño como la apnea obstructiva, trastornos que facilitan a su vez el aumento de peso y predisponen a padecer múltiples déficits metabólicos. Si bien numerosos estudios han centrado su atención en la eficacia del adelgazamiento como solución para dichos trastornos, no son tantos los que han prestado atención a la relación de la apnea con el metabolismo y el control del peso, especialmente en la población adolescente. 

Un estudio publicado en Childhood Obesity ha analizado en población adolescente los efectos de ese trastorno respiratorio del sueño sobre el riesgo metabólico y su vínculo con la dislipidemia, la resistencia a la insulina, el riesgo cardiovascular, la esteatohepatitis no alcohólica y la dificultad para adelgazar, con el fin de entender el papel de la apnea obstructiva en los trastornos metabólicos de la pubertad. El estudio en cuestión ha analizado 16 artículos científicos versados en los susodichos trastornos que contaron con muestras de población adolescente, con los resultados siguientes:

  • En un tercio de los estudios que abordaban la dislipidemia se halló una asociación directa entre la apnea y la hipertrigliceridemia en sangre
  • La mitad de los estudios sobre la resistencia a la insulina mostraron una asociación con la apnea
  • Cinco de los seis estudios acerca del riesgo cardiovascular revelaron diferencias en la presión arterial entre los adolescentes con apnea obstructiva y los no afectados por ella.
  • Un estudio constató que los niveles de las enzimas alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST) eran más elevados en los adolescentes obesos con apnea obstructiva
  • Ningún estudio halló una asociación directa entre la apnea obstructiva y la dificultad para adelgazar

Los investigadores llegaron a la conclusión de que la apnea obstructiva del sueño causa deficiencias metabólicas en los adolescentes y, con independencia de la obesidad, se asocia con un mayor riesgo de dislipidemia, resistencia a la insulina e hipertensión. Tales trastornos son característicos del síndrome metabólico, que  comporta un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad por causas cardiovasculares.

No queda claro que la apnea obstructiva guarde relación con la esteatohepatitis no alcohólica. En lo que respecta al adelgazamiento, algunos datos vinculan la apnea con un mayor gasto energético, circunstancia que podría favorecer la pérdida de peso, pero se precisan nuevas investigaciones que ahonden en esta cuestión.

Puesto que la obesidad es un factor que predispone a la aparición precoz de la diabetes y la aterosclerosis y que el síndrome metabólico aumenta el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares con independencia de la obesidad, los adolescentes obesos que sufren apnea obstructiva del sueño son más vulnerables a estas enfermedades crónicas.

Entender el papel de la apnea en las funciones metabólicas y abordar esta patología desde la infancia o la adolescencia es de vital importancia para prevenir futuros problemas de salud.

 

Patinkin Z., Feinn R., Santos M (2017). Metabolic Consequences of Obstructive Sleep Apnea in Adolescents with Obesity: A Systematic Literature Review and Meta-Analysis. Childhood Obesity, Vol. 3 n. 2.